martes, 30 de mayo de 2017

Prender

Hemos prendido la llama
de lo que no se apaga
con un saludo,
de lo que no se evapora
con un adiós.
Hemos prendido a tu ropa
una medalla,
un emblema
que conmemora una batalla
sin claro ganador.
He prendido en el tiempo
de un reloj
que ni funciona,
ni me interesa,
para distraer la vista.
He prendido la esperanza
de una cuerda,
deshilachada y fina,
ademejada al miedo
de quien camina al patíbulo.
He prendido mi cordura
del tendedero,
al sol de mi patio,
lejos de la lluvia
de mis pensamientos,
esperando a que seque,
a que no quede nada,
se desvanezca
y ya no me importe.
Lo único que no he prendido,
no lo he cogido,
mostrado o dividido,
son mis intenciones,
para que no las quemes,
para que no las prendas,
para que no me hieras.

martes, 23 de mayo de 2017

Palacio

Fue una escena
de teatro de cuento,
en el palacio de un rey
perdido entre los escombros
de guerras pasadas.
Fue una imagen
casi tétrica
de sangre derramada,
de armas destrozadas
al choque de las espadas.

Siguiente acto,
telón solemne,
rozó la tarima polvorienta;
entró la muerte
engalanada entre guadañas, 
sesgando las almas,
pocas,
que rozaban los albores
de los días de verano.

Sentenciosa y desmedida,
ajusticia temores,
reparte negativas por la sala
de un trono ya desierto,
de princesas calladas,
de príncipes con temor a la nada,
con corona de viento.

jueves, 11 de mayo de 2017

Besos

El besarte es el arte
de morder tu labio,
de trazar una tangente
a la comisura de tu boca;
de acariciar la línea,
entreabierta, de tu vida;
de formar en ella un círculo,
perfecto y alborotado,
que te lleve al éxtasis.

El besarte es despertar
en las mañanas primaverales,
en las madrugadas
de nuestro invierno juntos;
en los páramos del deseo
hacia los albores del placer,
en paseos por tu espalda,
por tu cuerpo entero,
cada recoveco y esquina
de tu dorada piel.

El besarte es melodía,
tímida a través de la gramola
que controla, agitada,
tu falta de razón;
acelerada en los pasos cercanos,
me busca, me incita al baile,
me insinua lo previsto,
en penumbra me tienta
a unir lo que no tenia conexión.

El besarte es adicción,
puro veneno, desasosiego;
causa alucinaciones, luz de día,
desconcierto y entrega;
ganas locas de otra excusa,
una escapada a las sombras,
un momento atesorado,
huir juntos,
jugar a perderse
en el filo de los labios.

martes, 9 de mayo de 2017

Cantos de guerra

Se ha llevado esta guerra,
el hogar y la familia,
los enemigos y aliados,
el cuadro sobre la ventana
y el color de la piel del ser amado.

Se ha tomado como suya
esta lucha que nos oprime
todo encanto de la tierra,
cultivos y tempestades,
vid y hiedra.

Ha rebuscado en las memorias
de los que luchan con honor
por gobiernos negligentes,
memorias coloridas ahora tristes,
se han convertido en muertos vivientes.

Ha arrasado, ya, la verborrea
nuestra sangre, nuestra vida,
recuerdos de un adiós
lejano en el invierno
de aquel fatídico día veintidós.

lunes, 8 de mayo de 2017

El verano

Me daría esta vez
de bruces
contra el verano,
pausado y tierno,
en abrazos cálidos,
en perfumes embriagadores.
Me caería,
sin remedio,
al cobijo de tus ojos
de miel centrífuga,
al son de una puesta de sol
de mis amores.

Ya siento el vacío
de quien se sabe vencido,
una lucha desarmada,
ofrecida a tus colores,
seducida por tus encantos.
Ya noto la brisa,
lo pasivo de querer caer,
una tormenta se avecina,
vuelve el mundo al dolor,
me miran con espanto.

Grito que estoy loca,
que es el corazón mi timón,
que siento pena de aquellos
que no quisieron morir por amor.

sábado, 6 de mayo de 2017

Hacerlo todo

Escribe cada paso,
cada ritmo,
cada instante.
Llena de tinta
cada poro de la piel
del ser amado.

No temas,
no huyas.
Inquietante.
Deja que vuelen
las plumas al son
del fuego avivado.

Ama, quizás,
con certeza descomunal,
apabuyante.
Lánzate al vacío
sin salvaguarda,
confía en lo pactado.

Escribe,
pero no escribas nada.
Vocaliza las palabras,
suave y lento,
contra las puertas de tu perdición,
de nuestro infierno.

Teme,
pero no temas nada.
Recorre con sigilo
los caminos que conectan
mis manos,
tu sonrisa
y nuestros ojos.

Ama en esta ciudad,
anodina y gris.
Busca rincones
para encuentros fugitivos
de postales imaginarias,
de tu locura contigo.

Hazlo todo,
hazlo deprisa,
hazlo despacio.
Busca en cada encuentro
un motivo de reunión,
una absurda compenetración,
un beso en una estación.

Venías a por consejo,
venías por la luz,
quizás un destello.
La moraleja es,
querido amigo,
toma el amor de abrigo
y haz lo que quieras, pero conmigo.