jueves, 26 de marzo de 2015

Pérdidas

Quiero crear en el mundo mensajes en clave de luz, que dominen el paisaje por su ausencia, que nos atrapen en mundos paralelos discordantes para comer los besos de quien no llega a perderse.
Es tanta mi utopía que no entiendo ni mi paradero ni mi meta, por ansias de correr descaradamenta a otra parte o por contra de ser quietud plena en un lugar que no conozco y dudo de necesidad. Es tanta que me quema las entrañas con fuego de clamores alegóricos que se funden en mi horizonte, que me nublan la mirada intentando confundirme con tentaciones propias de un iluso soñador que pasea en las noches de verano, que se pierde en las estrellas porque el mundo no le parece suficiente.

He querido crear, en mi pequeño mundo paralelo, un espacio acotado que se divide en mi memoria y se asemeja a un palacio señorial, sin fin en mi paseo, sin necesidad de ser un esclavo más de las dimensiones dadas, de las vistas regaladas antes de un despertar, de un último vistazo a un sueño que se acaba. A veces me creo el observador, el condenado bajo ojos invidibles que me arrastran a momentos diferentes a los que quiere mi alma. A veces soy verdugo, y me sentencio a las cadenas que no me dan tregua, que me asfixian. A veces soy el público, veo el espectáculo de mi muerte desde fuera con cierto morbo social que se irisa en los mordiscos de los segundos que me quedan.

Sé que querré llegar a ser eterea, a extender unas alas que no percibo en ninguna parte mas que en mi mente misma. No me creo en posesión de una idea, no me creo en mí.

lunes, 23 de marzo de 2015

Buscarte

Ando perdida
en los senderos de tus recuerdos,
donde no llegan los vientos
de tus mares,
de tus abrazos.
Ando perdida
en un sinfín de sensaciones
amargas y desmesuradas,
a las puertas del infierno,
de la historia de un adiós.

Me busco
cuando te vas
a escondidas,
entre las sombras,
entre los brazos de la gente,
entre las miradas elocuentes.
Me busco
en las penumbras
que me creas,
con inquietudes,
cuando prendes las velas,
cuando llamas a mi puerta.

Te encuentro
solitario y divagando,
en mis memorias,
en mis sueños,
en otros lugares,
y con otros cuentos.
Te encuentro,
enamorado,
en los brazos de la primavera,
de semblante dulce,
de rasgos mitigados,
de vida plena.


jueves, 19 de marzo de 2015

Vivaz

No veía en ti,
pasión ferviernte,
las luces elocuentes
y los fuegos danzarines
en esos ojos ajenos.
Morfeo tentador
ha dejado caer la gota,
astuta y descarada,
entre sombras de escalera
y una búsqueda apasionada.
Has tomado
sin saberlo
mis manos en tus manos,
tu sonrisa con la mía,
un destello en mi mirada.
En un salto,
entre alboroto y desmesura,
has besado una mentira,
sellada entre los humos
con los labios del suicida.

domingo, 1 de marzo de 2015

Al amor de mi vida.

Quererte
es mi vida entera,
un amor profundo
que no se consume,
que todo lo lleva a cabo,
que no se mina
y que no se rompe.

No voy a dejar
de amarte.
Ni un segundo
de este tiempo absurdo
que nos separa,
en el cuentagotas
de paciencia
de luz eterna
que nos llena,
estás tú
y tus ojos castaños,
y tus manos suaves,
y tu luz de noviembre.

Eres mi vida entera,
mi amor de cualquier época,
mi verdad,
mi estrella.
Ojala recuerdes
dónde vierto mis verdades,
las visites,
las acojas,
te desates y me abraces
como cada día,
en esta guerra finita
de ti y de mi
contra el mundo.